El realismo especulativo

En resumen, el Postcolonialismo no es realmente una teoría. Es meramente una forma de lectura que se inspira en otros terrenos discursivos (más comúnmente el marxismo, el feminismo y el postestructuralismo, muy alejado de las últimas novedades en novela romántica) que, cuando se aplica a un texto en particular, permite al crítico explorar algo del complejo tejido de conexiones e interacciones que describen la experiencia precolonial, colonial, postcolonial y/o neocolonial (!). En los próximos meses, más o menos, me dedicaré a explorar algo que sólo recientemente se ha colado en mi horizonte crítico: el realismo especulativo.

No estoy exactamente seguro de lo que es el realismo especulativo, aparte de ser el producto de un nuevo trabajo de filosofía que se llama “ontología orientada a objetos” o (mejor dicho) “OOO”. De una lectura muy superficial, tomo OOO como una rama de la filosofía que toma en serio el objeto como objeto en sí mismo. El argumento propuesto por figuras como Graham Harman es que la filosofía contemporánea ha hecho un gran perjuicio a los objetos. O bien han sido desgarrados en la búsqueda de constituyentes elementales (algo que Harman llama “subminado”), o bien han sido entendidos como meros momentos en una interminable cadena de asociaciones/relaciones (la “sobre-minería” de Harman). Por supuesto, lo que parece olvidado en estos procesos interrogativos es el objeto entendido como tal.